¿Freelance? Sin dudarlo, alta en la Seguridad Social.

Todos los años es un pregunta recurrente en el despacho. ¿Puedo evitar el alta en autónomos si facturo poco y de vez en cuando?

Pues no, diga lo que digan los foros de internet, ser freelance no deja de ser un anglicismo para el castizo «autónomo» de toda la vida, o el más socorrido «empresario» a efectos fiscales.

Lean lo último que publica Cinco Días.